Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 11 Julio 2019, Visitas en web: 12, Visitas en foro: 112
gemelos y rivales

Gemelos y rivales

Ficha Técnica

  • Título: Gemelos y rivales
  • Autor/a: Maya Rodale
  • Serie: Hermanos Kensington 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Emilia Highhart, una joven y rica americana recién llegada a Londres, está causando sensación en la ciudad. Es bella e ingeniosa, pero, desafortunadamente, la torpeza también forma parte de sus cualidades. Sin embargo, en su primera salida, su carnet de baile no tarda en llenarse con los nombres de los caballeros más respetables. Aunque Emilia sólo tiene ojos para el canalla de lord Philip.

Aunque, en realidad, no se trata del auténtico lord Phillip... Mientras que el verdadero dilapida sin miramientos la fortuna familiar, su gemelo, Devon, el segundón al que todos creían muerto, debe atender asuntos sociales haciéndose pasar por su gemelo. Ambos hermanos se verán compitiendo por Emilia, quien, sin sospecharlo, es cortejada por dos hombres diferentes aunque de idéntico rostro; pero sólo uno de ellos será el amor de su vida.

Valoración personal

Unas escaleras tuvieron la culpa de que la presentación en sociedad de Emilia Highhart estuviera a punto de ser recordada como desastrosa, un suceso que fue impedido por el mismo objeto de deseo que había estado admirando un instante antes y que había sido el causante de su desafortunada distracción en el momento menos oportuno. Muy breve fue el intercambio de palabras que Emilia tuvo con lord Phillip, marqués de Huntley, mientras él se preocupaba por su estado y la acompañaba al pie de las escaleras, pero fue suficiente para que quedara intrigada por aquel caballero. Lo que ella ignoraba es que no se trataba del verdadero lord Phillip, sino de su hermano gemelo...

Para Devon Kensington hacerse pasar por su hermano era agotador. Tenía que coquetear con todas las damas, gastar bromas sobre mujeres y caza con los hombres y jugar mal a las cartas. Aunque esto último no le importaba demasiado; para él hacer que su hermano perdiera dinero era un auténtico placer. Devon tuvo que marcharse de Inglaterra a causa de una de las tropelías de su hermano a la que él tuvo hacer frente en un duelo. Entonces había decidido que nunca más volvería a ser el eterno segundón. Pero allí estaba, en un baile, y lo cierto es que no le apetecía marcharse.

Y todo por una mujer, una mujer que bien podría ser como las demás, aunque una melena pelirroja y unos ojos azul oscuros no es que fueran corrientes, pero lo que verdaderamente había impactado a Devon había sido lo bien que esa muchacha encajaba en sus brazos, como si hubiera sido hecha para ellos. Más tarde volvió a comprobarlo, cuando se la encontró en la biblioteca y pudo saborear sus labios, pero ella creía haber besado a su hermano, y en aquel momento, mientras escapaba por una de las puertas, jamás se había sentido más despreciable.

Pero los caminos del amor son inescrutables... Aún más, cuando sin saberlo entras en competición contra tu propio hermano por el favor de esa dama...

Esencia nos trae la primera novela de Maya Rodale, «Gemelos y rivales», una historia que esconde muchas sorpresas. Debo confesar que me he reído bastante con las peripecias de su protagonista; no es que una disfrute viendo sufrir a los demás, pero es que en este caso la diversión está justificada... ¿Qué haríais vosotras si el hombre que os interesa parece sufrir de doble personalidad? Os acabaríais volviendo loca como le sucede a la pobre Emilia, y es que ¡no es para menos! En un momento, su amado la mira con pasión contenida, y al otro se examina las uñas como si no tuviera nada mejor que hacer. Es de entender que no sepa si besarlo hasta derretirse en sus brazos u odiarlo para el resto de su vida.

Lo de odiarlo puedo entenderlo perfectamente. Lord Phillip es un crápula, un granuja que no le importa nada salvo su propio entretenimiento, y si puede ser debajo de unas faldas, mejor que mejor. Jamás se ha interesado por la herencia familiar, salvo para cobrarla. Y su única preocupación hacia su hermano Devon, es cómo conseguir quitárselo de en medio de una vez por todas para que no le arruine su cortejo con Emilia, a la que ha decidido conquistar para conseguir su fortuna e intentar saldar las deudas que ha ido acumulado a lo largo del tiempo. Egocéntrico, irresponsable, déspota, todo un dechado de virtudes que bien merece la etiqueta de gemelo malvado.

Sin embargo, Devon, es totalmente opuesto. Siempre ha vivido a la sombra de su hermano. Acostumbrado desde pequeño a hacerse responsable de los actos de éste, la cercana muerte de su padre lo volverá a unir a él, poniendo de manifiesto todas las rencillas existentes entre ellos. La falta de cariño de su progenitor, y los problemas que siempre le ha acarreado su hermano han hecho de Devon un hombre inseguro en los asuntos del amor. En sus encuentros con Emilia duda una y otra vez, martirizándose por las tremendas ansias que siente de permanecer a su lado si bien sea consciente de que para él es fruta prohibida. Hasta que se percata de las intenciones de Phillip...

Como ya he comentado es divertido ver el desconcierto que estos dos hombres le provocan a la protagonista. Sus diferencias a la hora de comportarse sumergen a Emilia en un mar de dudas sobre si continuar permitiendo que «Lord Phillip» la corteje o no. Dudas que comparte con su tía y protectora Lady Palmerston, un personaje que será fundamental -al igual que otros que intervienen en esta charada- en la relación entre Emilia y Devon, a quienes les hará falta más de un empujoncito para que se unan después del desaguisado que ha liado Phillip. Momentos memorables proporcionados por las ocurrencias de aquellos que se empeñan en juntar a esta pareja.

Con argumento bastante sencillo y una extensión menor a la de otras novelas, Maya Rodale ha conseguido crear una historia intensa de la que he podido disfrutar desde el principio hasta el fin. Particularmente, me encantan las novelas sin demasiados artificios que te hagan pasar un buen rato y te saquen una sonrisa de vez en cuando. Hombre, si contienen un poco de misterio, mejor que mejor, pero no siempre se puede conseguir todo. Aunque en este caso, la autora me ha dejado bien intrigada por la segunda parte de «Los hermanos Kensington». Y es que con la trayectoria de Phillip, éste tendría que hacer muchos méritos para redimirse ante mis ojos. No es por ser mala, ¡Dios me libre!, pero ojala que su enamorada le ponga las cosas difíciles a este granuja, y que yo pueda leerlo.