Novedades
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 2086, Visitas en foro: 116
Princesa

Princesa

Ficha Técnica

  • Título: Princesa
  • Autor/a: Patricia Sutherland
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.0/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Theresa "Tess" Gibb es una inglesa culta e independiente que vive en Estados Unidos desde hace quince años. La editorial para la que trabaja en Boston, acaba de nombrarla editora de una colección de la que se hará cargo tan pronto regrese de Londres, de visitar a los suyos.

Pero lo que prometía ser poco más que unas cortas vacaciones en familia, se convierte en un viaje que transformará completamente su vida cuando recuerdos del pasado se entremezclan con la familiaridad del entorno, y Tess se da cuenta de que lleva años echándolo en falta.

Todo continua igual que en sus recuerdos, entrañable y a la vez, irremediablemente pasado: su familia, su casa, su barrio, su hermana -eternamente enamorada del vecino de al lado-. Todo excepto él, Dakota, el vecino de al lado, un anti-héroe por el que Tess se siente inexplicablemente atraída a pesar de ser el amor platónico de su hermana...

Y de ser once años mayor que él.

Valoración personal

Quizás algunas, o muchas, de vosotras no terminéis de decidiros sobre si leer «Princesa» debido a la diferencia de edad entre sus protagonistas. Yo puedo decir que a mí poco me ha importado. Al pasar la última página, no he podido sino esbozar una sonrisa ante las ocurrencias de Tess y Dakota. Cómo ya podéis imaginaros, la pareja logra su final feliz, aunque el camino recorrido no ha sido fácil.

Sobre todo para Tess, que se sumerge en un mar de dudas cuando comienza a sentir «algo» por Dakota, ese chico raro, a veces exasperante, a veces simpático, que vive al lado. Patricia Sutherland logra con su narración que empatices con la protagonista y comiences a ver el mundo a través de sus ojos. Un mundo que se torna abierto a nuevas experiencias y distintas sensaciones, las que le produce Dakota -o Scott, como a mí me gusta llamarlo- con su cazadora con pinchos, su moto y su aspecto de tipo duro e inocente a la vez.

Un terreno vedado que no debe pisar porque alguien puso antes los ojos en él. Esa persona es, nada más y nada menos, su hermana Abby, que lleva quince años persiguiendo a Dakota sin lograr resultado alguno. Pero Abby no ceja en su empeño de lograr su atención sometiéndolo a situaciones incómodas en las que él no puede sino zafarse de la mejor manera posible; las ilusiones de Abby causan más de una desacuerdo en la pareja al comienzo.

Desacuerdos que Scott tiene claro cómo solucionar: ligándose a Tess, claro está. Y no escatima medios para conseguirlo. Y es que aunque ella le haya dicho que «no se acuesta con niños», él está dispuesto a demostrarle lo que un «niño» como él puede llegar a hacer. Y así comienza una ronda de desafíos en la pareja que son dignos del Club de la Comedia.

Me ha encantado ver como Dakota poco a poco iba acortando distancias y derribando barreras entre ellos, aunque Tess estaba deseando que lo hiciera, para que negarlo. Pero ella se hacía la interesante, y él buscaba nuevas formas de atraerla a su redil. Ese juego de seducción ha sido muy divertido, pues como bien define la autora en la novela: «Lo que había entre ellos no tenía nada que ver con la indiferencia. Al revés, era una atracción bestial. Antes o después, la explosión sería inevitable.»

Las conversaciones por chat entre ellos son para mondarse, las lindezas que se dedican me han hecho soltar más de una carcajada, mientras Dakota la llama bollito y la provoca para que le responda, Tess lo acusa de tener modales de cavernícola y vestirse como un sepulturero. Y esto es sólo una pincelada de los diálogos que hay entre ellos y los pensamientos que se dedican, donde abundan los apelativos cariñosos como doña repipi y gigante pelilargo y frases demoledoras como «me pones como una jodida moto aunque no digas ni hagas nada».

Hay que reconocerlo, Dakota es un malhablado, provocador, irritante, arrogante, como se le quiera llamar a un tío que no acepta un no por respuesta, pero también es encantador, irresistible, simpático, ardiente y muy seductor. Y está dispuesto a hacer cualquier cosa por Tess, incluso a costa de su querida moto «Princesa». Una de las cosas que debo reprocharle a la autora es que le haya dedicado más tiempo a Tess que a Dakota, a mí me hubiera gustado conocer más acerca de su personalidad, ver su forma de actuar en la vida diaria, si sabéis a lo que me refiero, en definitiva, conocer más a fondo a Dakota, ejem.

Así que después de hacerle este leve reproche a la autora, que no se me enfade, por dios, reafirmar mi opinión de que me ha encantado, he soltado más de una carcajada con las escenas que se desarrollan entre la pareja y he sufrido porque la novela también tiene partes complicadas, que ponen a prueba la solidez de la pareja. Por ejemplo, cuando la relación está avanzada y no saben cómo reaccionarán los demás.

Aplaudo lo firmes que son los dos cuando deciden poner las cosas en su sitio y hablar claramente con la familia. Unas escenas memorables que como poco se merecen una ovación por mi parte, quizás otros hubieran huido para vivir su amor en libertad, pero ellos decidieron quedarse y demostrar que la suya era una relación normal. Para así poder ir a comer a casa de la suegra todos los domingos, y ¡a ver quién se atreve a decirle que se vaya a un tipo que tiene un dragón tatuado a la espalda!

Para terminar, comentar que sería interesante leer la historia de Abby, aunque no sé cómo la enfocaría si yo fuera la autora: ¿Haría que un chico la persiguiera para ella supiera lo que es sentirse «acosada»? ¿O despechada por el rechazo de Dakota la arrojaría a los brazos de quien menos se lo espera? Las posibilidades para hacer que Abby entre en razón son infinitas, sea como fuere, esta chica necesita dos cosas, que alguien le aclare las ideas y le haga vibrar como Dakota hace con Tess. Quizás así entendería que el amor no se busca ni se encuentra, simplemente te topas con él cuando menos te lo esperas.