Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
Última modificación: Miércoles, 18 Mayo 2016, Visitas en web: 1354
Cuando habla el corazon

Cuando habla el corazón

Ficha Técnica

  • Título: Cuando habla el corazón
  • Autor/a: Viola Shipman
  • Serie: Independiente
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.0/5 rating (1 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Una madre, una hija y una abuela unidas por las historias en torno a un brazalete de amuletos. Una bellísima novela sobre la reconciliación, las segundas oportunidades, la felicidad y la familia.
Cuando Lolly cumplió diez años, su madre le regaló un brazalete de amuletos, que debía recordarle que nada es más importante que los recuerdos, que contienen lecciones de vida, y el amor de la familia.

Ahora, con setenta años, Lolly sabe que no le queda mucho tiempo para volver a unir lazos con su nieta y su hija, Arden, a quien no ve desde hace siete años. Y es que Arden trabaja día y noche en una revista del corazón para subsanar las deudas que surgieron tras divorciarse de su ya ex marido, el padre de Lauren, que también ha abandonado su sueño de dedicarse al arte para formarse en el mundo empresarial. Pero la vida de ambas dará un giro diametral el día en que un paquete llega a casa... y, dentro, se encuentra un amuleto que hará revivir emociones y sentimientos olvidados.
Una historia llena de nostalgia, frescura y profundidad que nos hará sentir las emociones a flor de piel.

Valoración personal

«Cuando habla el corazón» es la primera novela de Viola Shipman, una historia sencilla y emotiva que narra el encuentro de tres generaciones durante un verano que cambiará sus vidas. Cuando leí la sinopsis me llamó la atención el objeto que su autora utiliza como hilo conductor: una pulsera de charms. Cada amuleto está relacionado con una parte de la novela. Esta singularidad le confiere dinamismo a la trama, que describe la realidad de estas mujeres a la vez que las enfrenta al futuro carente de sueños, amor y felicidad que están labrando con sus acciones inconscientemente. El tono utilizado, ameno y con un toque divertido, convierte su lectura en algo reflexivo pero a la vez ágil y vibrante.

La estrella principal de esta obra es Lolly, una anciana alegre, entusiasta y vitalista cuya manera de vestir y comportarse es como poco llamativa. Toda una artista del entretenimiento, sus extravagancias y su trabajo en la heladería Dolly la han convertido en el centro de atención de los lugareños y los turistas que visitan la pequeña comunidad de Scoops, en Míchigan, donde es casi una celebridad. Lolly es feliz con sus pelucas y coloridos vestidos, ha vivido su vida plenamente, sin dejar cosas pendientes o por finalizar. Aunque últimamente su energía se ha visto mermada haciéndole tomar conciencia del poco tiempo que le va quedando para disfrutar de la vida y lo mucho que echa de menos a su hija y su nieta.

Arden es la antítesis de su madre, una persona seria y responsable que lo ha pasado mal debido a su reciente divorcio. La actitud de su exmarido y las deudas a las que ha tenido que hacer frente la han convertido en alguien siempre preocupado, obsesionada con el futuro y con tener una estabilidad. Su trabajo como redactora en la revista Paparazzi sería el sueño de muchos, pero lo cierto es que no se trata más que de un trabajo de escritorio tras el que se sienta durante interminables horas corriendo y editando textos. Una carta de Lolly la hará pensar en el tiempo que lleva sin disfrutar de unas vacaciones junto a su familia.

La tercera generación es Lauren, una joven que refleja en su carácter lo mejor de sus predecesoras. Su gran pasión es pintar y hubiese querido estudiar Bellas Artes, pero siendo consciente de la situación económica familiar decide estudiar Empresariales como una forma de ayuda. No obstante, su noble acción no le causa más que frustración, pues no disfruta con los estudios. El futuro que debería ser brillante se torna sombrío y angosto ante la perspectiva de pasar toda su vida calculando números. Pero un rayo de esperanza se filtra por el horizonte cuando recibe un obsequio de su abuela; de pronto la posibilidad de un verano lleno de aventuras es todo lo que necesita para levantar el ánimo.

Comencé esta novela emocionándome ante los recuerdos de Lolly sobre su niñez. La pulsera de chams que recibió de su madre será el legado que a su vez les traspase a su hija y a su nieta, aunque éstas no conozcan la importancia que este objeto tiene para Lolly. Y es que lamentablemente es así, a menudo los obsequios que recibimos de nuestros antepasados no tienen el valor que en su día ellos le otorgaron. No nos damos cuenta de que cada objeto cuenta una historia, y cada historia conforma el mapa de nuestro origen y/o de nuestro destino. De dónde vinimos y adónde esperamos llegar. Un tesoro que a veces no valoramos en su justa medida, pues nos perdemos en falsos ideales dejando de lado lo verdaderamente importante. La lucha contra el inexorable paso del tiempo y el afán por capturar esos instantes indefinidos de felicidad son el leitmotiv de esta historia.

—He aprendido que puedes planificar la vida todo lo que tú quieras, pero jamás podrás controlarla. Tienes que tirarte de cabeza a ella, experimentar sus alegrías y tristezas... Tienes que vivir... y después compartir las historias con aquellos que amas antes de que sea demasiado tarde.

Viola Shipman afronta en este libro un tema que, de una u otra manera, todos vivimos de cerca: el cruel paso del tiempo y sus consecuencias en nuestros mayores. A menudo de forma natural y otra veces, despiadadamente, a consecuencia de una enfermedad que les arrebata la memoria de sus recuerdos, el conocimiento de sus seres queridos y/o la movilidad física hasta dejarlos sin armas con las que luchar por aferrarse a la vida. Precisamente esta palabra es lo que rezuma este libro: Vida. Por doquier, en cada escena, frase y palabra. No se trata de un drama. Es un canto a la vida, a la amistad, al amor. Un paseo por los recuerdos que perduran generación tras generación. Si eres una persona sentimental, se te escaparán las lágrimas; si eres optimista, seguro surgirán carcajadas; o puede que ocurran ambas cosas. Sea como fuere, «Cuando habla el corazón» te enseña que nada hay más importante que intentar alcanzar la felicidad en cualquier circunstancia, instante o lugar...

—¿Asi es como se siente cuando uno es feliz? ¿Vivir el momento y nada más? ¿No ir corriendo, ni planificar ni trabajar? ¿Simplemente disfrutar este preciso segundo de tu vida, sin intentar mejorarlo, cambiarlo ni huir de él?
»Me gusta la felicidad. Es un estado muy bonito.