Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
Última modificación: Lunes, 13 Julio 2015, Visitas en web: 2918
portada

Tu sonrisa mueve mi mundo

Ficha Técnica

  • Título: Tu sonrisa mueve mi mundo
  • Autor/a: Paloma Pérez
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

4.5/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Valeria es una joven de diecisiete años que se ve en la obligación de pasar todo un verano en un pequeño pueblo de León. Algo que, sin duda, le resulta extremadamente aburrido. O eso es lo que ella cree, hasta que sin darse cuenta, se ve inmersa en el mejor verano de su vida. Amigos nuevos, historias inolvidables, risas y una mirada intensa, con unos ojos que sonríen y que a ella le hacen sentir que vuela. Lucas es el culpable de provocar ese sentimiento en Valeria. Ambos se convierten en dueños de una historia de amor de juventud, alocada, inocente e intensa.
Con el paso de los años, Valeria descubre que ese sentimiento, nacido en la adolescencia, va cambiando a lo largo del tiempo. Crece y las perspectivas de su vida van cambiando. El devenir de los días va consumiendo una llama que parecía imposible de apagar. Sin embargo, hay amores que marcan el resto de una vida.

Valoración personal

«Tu sonrisa mueve mi mundo» es la primera obra de Paloma Pérez. De entrada es una novela muy apetecible; su portada y argumento indican una historia llena de emotividad que promete hacernos vivir momentos muy especiales. Con esa premisa comienza la historia de Valeria, una mujer que recuerda cómo conoció al amor de su vida en unas vacaciones de verano. La protagonista habla con la sabiduría de los años transcurridos; el presente y el pasado se entremezclan en una nube borrosa de sensaciones que van desde la alegría por los momentos vividos hasta la nostalgia por el tempo pasado. Ternura, tristeza, paz, regocijo; una amalgama de sensaciones que la convierten en una lectura agridulce.

Valeria viaja con sus padres y su hermana a Villa del Sil para pasar las vacaciones en casa de su abuela. Una vez allí enseguida se unen a la pandilla de chicos del pueblo, retomando antiguas amistades e iniciando otras nuevas, como Lucas. Un chico que la traerá de cabeza desde el principio. Igual que él no tiene reparos en meterse con ella llamándola «pija de Madrid», ella no siente ningún remordimiento por decirle lo idiota que es. Pero ambos saben que es un juego inocente. Valeria es una joven simpática, vital y muy activa. Tiene las ideas muy claras y sabe lo que quiere hacer con su futuro. Enamorarse no entra en sus planes, pero cuando conoce a Lucas sabe instintivamente que el destino ha puesto a ese chico en su camino.

Al contrario que Valeria, Lucas es más reservado a la hora de demostrar sus sentimientos. Proveniente de Bilbao, es un chico divertido pero tranquilo al que no le gusta meterse en problemas. Aunque también tiene su punto de locura y sabe pelear como nadie si alguien le toca lo que es suyo. Valora la amistad por encima de todo y se sacrifica por los demás si es necesario. Bajo esa fachada de pasotismo y tipo duro que a veces se gasta se esconde un chico sensible que sólo con mirar a Valeria se derrite y se muere de la vergüenza a partes iguales. Con ella no valen caretas ni posturas haciendo ver que nada le preocupa; ella es su chica, su princesa... La que ha derrumbado los muros a su alrededor y se ha convertido en su ancla. Él, que no quería depender de nadie, cuenta los minutos que restan para poder volver a reencontrarse, pues sabe que estando juntos todo marchará bien.

Parece que en el verano los planetas se alinean para que cada uno de los participantes de una historia en común tenga una personal en la que se cree un sueño y cada día sea inolvidable e irrepetible.

Como cualesquier otros jóvenes, Valeria y Lucas comienzan su relación entre bromas, te miro pero no te miro; tentándose el uno al otro, acortando las distancias para ver hasta dónde llega la atracción. Hasta que se dejan llevar por el ganas que adivinan en el otro y se buscan para pasar más tiempo juntos, fortaleciendo su vínculo e iniciando un noviazgo que les marcará de por vida. No obstante, el regreso a la vida normal es inevitable y la distancia marcará el rumbo de un amor que creían imperecedero. Los años pasarán y la pareja deberá enfrentarse a una nueva vida el uno sin el otro: separaciones, nuevas amistades, otras ilusiones, nuevos trabajos, cambios de ciudad, pérdidas irreparables... Pero a pesar de las distancias, ese lazo inquebrantable, esa conexión invisible que un día forjaron les volverá a unir, dándoles la oportunidad de retomar lo que un día fue y quizás volver a sentir ese amor más fuerte e intenso que nunca.

En esta novela, Paloma Pérez nos narra una historia de amor real que cualquiera de nosotros podría protagonizar, pues cuántas veces por distancia, malentendidos y/o terceras personas una relación se acaba rompiendo. A este respecto, durante toda la novela prevalece una mezcla de sentimientos que te deja a la expectativa sobre qué ocurrirá a continuación y cómo evolucionará la trama. Cierto es que al principio cuesta un poco seguir el hilo de la historia ya que el romance avanza muy rápido y los hechos se precipitan uno tras otro durante ese primer verano en que se encuentran. Me hubiera gustado que la acción en este punto fuese más reposada para poder disfrutar más detenidamente del cortejo entre la pareja. Pasada esta fase inicial un poco atropellada, la narración es más fluida. La autora utiliza un lenguaje directo y sencillo que adorna con emotivas pinceladas en las que se ven reflejadas las vivencias de su protagonista.

Conforme lees sólo esperas que su historia tenga un final feliz, pues a medida que pasan las páginas tienes la sensación de que la suerte no acompaña a Valeria. Las apariciones de Lucas se viven muy intensamente, tanto por parte la protagonista como del lector. Sólo con su mirada, Lucas tiene el poder de sumirla en la más profunda desesperación o elevarla al séptimo cielo, y así se te trasmite en todo momento. La profundidad de sentimientos desplegados es sobrecogedora hasta el punto de emocionarte intensamente. La espera de Valeria te hace vibrar, sufrir y renegar del amor, aunque persiste la esperanza de que vuelvan a ser los adolescentes que fueron. Enamorados por primera vez de esa persona que cambió el rumbo de sus vidas. Como si el tiempo se hubiese parado, como si viviesen en un verano eterno...

—No hay nada en el mundo que me haga más feliz que estar contigo. He necesitado demasiado tiempo para darme cuenta, lo sé. Pero aquí estoy. Prometo seguir tus pasos el resto de mi vida, me da igual dónde vayas. Si andas, seguiré tus huellas; si corres, correré detrás de ti; si te tropiezas, me pararé a levantarte. Pero lo que más me gustaría es recorrer el camino junto a ti... Porque no hay mejor dicha que verte feliz, porque tu sonrisa mueve mi mundo.