• Novedades de Mayo

    Novedades de Mayo

  • 1
Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin

Novedades Destacadas

Últimas Críticas

Entrevista a Mariam Agudo, Ángeles Ibirika y Érika Gael

Muchísimas gracias, Mariam, Ángeles y Érika, por acceder a esta entrevista/juego de preguntas que os hemos propuesto. Antes que nada, daros la enhorabuena por la publicación de vuestras novelas: «Luna de Tor», «Entre sueños» y «Faery». Si os parece, iniciaremos nosotras la conversación con la primera pregunta, y luego cada una de vosotras planteará una cuestión a sus dos compañeras. ¡Comenzamos!

Ángeles Ibirika Mariam Agudo Érika Gael
Ángeles Ibirika Mariam Agudo Érika Gael

Pregunta 1 (RH): Ésta una ocasión especial, pues es la primera vez que se hace una campaña única y exclusivamente de autoras españolas. ¿Qué supone para vosotras ser publicadas al mismo tiempo y el mismo mes siendo todas «autoras inéditas» en España?

Mariam: Para mí publicar en sí es una aventura, pero compartir esta experiencia con Ángeles y Érika es doble o triplemente emocionante porque me siento acompañada, comprendida y apoyada por dos maravillosas personas y escritoras. Después de todo, quién mejor que ellas para entender qué siento y qué estoy viviendo.

A nivel individual, formar parte de esta campaña supone un logro, sin duda, y una fantástica oportunidad de que se conozca mi novela, pero también es una responsabilidad enorme, ya que ha requerido mucho trabajo, no sólo por mi parte, sino por el equipo que lo ha hecho posible, al que espero no defraudar y agradecer así la confianza que han depositado en mí.

Ángeles: Publicar ha sido una de esas cosas sorprendentes con la que a veces te premia la vida y no terminas de entender por qué lo ha hecho.

Publicar junto a dos maravillosas personas y escritoras, como son Érika Gael y Mariam Agudo, está siendo una satisfacción enorme. Las cosas son doblemente buenas cuando se comparten, más aún cuando lo haces con dos mujeres a las que aprecias y admiras.

Publicar con ZETA y hacerlo con esta campaña ya es algo que jamás me habría atrevido a soñar. Pero también es una gran responsabilidad. Siento que debo estar a la altura de lo que ellos acostumbran a publicar. Han confiado en mí, me han dado una gran oportunidad, y ahora yo debo corresponder multiplicando el esfuerzo que siempre he hecho por ser cada día un poco mejor. Espero no defraudarles nunca.

Érika: En mi opinión, una campaña como ésta sólo supone ventajas, tanto para mí, en mi papel de autora novel, como para la editorial. A nivel personal, saber que puedo compartir con Ángeles y Mariam todas estas sensaciones nuevas y tan especiales, así como el miedo al qué pasará, los temores y las dudas, me hace sentir arropada y comprendida. Además, hasta donde yo sé, nunca en nuestro país se había llevado a cabo una campaña de tal envergadura: ¿tres españolas inéditas de una tacada? Hace un tiempo era impensable. El hecho de que Zeta haya decidido innovar de esta forma se merece todo el respeto y también un aplauso. Ahora supone una gran responsabilidad para nosotras saber estar a la altura de esa apuesta y mejorarla.

Pregunta 2 (Mariam): Desde hace unos años cada vez son más las autoras españolas que ven sus novelas publicadas pero, ¿cómo veis el futuro de la novela romántica para las autoras españolas?

Ángeles: Veo el futuro como debe ser: brillante. Siempre me pareció absurda esa creencia de que las autoras españolas no estábamos capacitadas para escribir romántica. Que vendas más libros porque tengas un nombre anglosajón no tiene ni pies ni cabeza. Pienso que las editoriales se han dado cuenta de eso, y también de que no corren ningún riesgo añadido publicando a una española. La normalización aún tardará un poco en llegar, pero llegará.

Érika: Creo que a la romántica aún le falta un largo trecho por recorrer en España. No se puede negar que la situación ha cambiado a una velocidad galopante en los últimos años, y que no habría podido comenzar mejor su andadura, pero también lo es que para que este género llegue a alcanzar un reconocimiento como el que encontramos en otros países, aún deben cambiar muchas cosas. Es en las actitudes de los editores, de los libreros, de los críticos y, sobre todo, de los lectores, donde hay que seguir trabajando, y, desde luego, en esforzarnos para que prime la calidad por encima de la cantidad. La romántica también ES literatura, al menos yo, como autora, la veo así. ¿Por qué no utilizar entonces los mismos raseros que con ésta?

Pregunta 3 (Ángeles): ¿Qué debería tener un hombre para convertirse en protagonista de cualquiera de vuestras historias?

Érika: Aquí sucede como en el teatro, donde los actores llevan exceso de maquillaje para que luego, bajo la luz de los focos, resalten sus mejores rasgos. Los hombres que protagonizan nuestras novelas románticas son hombres que se cruzan cada día con nosotras en cada calle; sólo hay que embadurnarlos de pintura para que, en el papel, destaquen esas facetas que nos vuelven locas.

Mariam: Hay rasgos y peculiaridades de un hombre, pero también de una mujer, que nunca reflejaría en una novela romántica porque leer sobre ellos, aun siendo normales y corrientes, hacen demasiado mundana la historia y le pienso que restarían la magia que sólo se encuentra en este género. Creo que, por ejemplo, nadie necesita leer sobre las funciones fisiológicas de los protagonistas. Al menos a mí no me interesa particularmente, pero, por el contrario, sí hay otras virtudes que sí me gusta potenciar.

Partiendo de que los protagonistas masculinos sobre los que escribo son producto de mi imaginación, sí que hay determinados rasgos de los que me gusta dotarles como el honor y la lealtad, sentido del humor y un mínimo atractivo. Pero ante todo quiero que resulten cercanos, humanos y que en ellos vislumbres pensamientos y modos de actuar que despierten empatía. Aunque siempre se tiende a exaltar virtudes creo que también los defectos pueden realzar al protagonista masculino y, en definitiva, a pesar de ellos quererlo y enamorarse de él, como en la vida misma.

PREGUNTA 4 (Érika): ¿Cómo ha sido el proceso desde la creación de vuestras novelas hasta verlas (al fin) editadas?

Ángeles: ¡Cómo se nota que la pregunta no es para ti, Érika! (Risas).

Sería una respuesta demasiado larga. Simplificando enormemente, todo comenzó con la creación de la historia en mi mente. Le siguieron meses de documentación, después más meses para escribirla. Luego la corrección a la que yo dedico mucho tiempo y esfuerzo. Creo que tan importante como documentarse o escribir es corregir. Ese es el verdadero proceso que mejora cualquier novela.

La parte que menos me gustó fue la de enviar mi manuscrito a editoriales. Creo recordar que lo envié tan solo a siete y todo el mundo me decía que eso era poco. Yo pensaba que si debía funcionar funcionaría, y, si no lo hacía, siempre me quedaría la posibilidad de ofrecérsela a quien quisiera descargarla desde mi blog. De algún modo quería ponerle el punto final y pasar a crear la siguiente historia.

 

Cuando la editora de ZETA se puso en contacto conmigo para decirme que mi novela encajaba con lo que ellos querían publicar, no lo pude creer. Mi trabajo había llegado a puerto, y además a un magnífico puerto. Cuando miro todo lo transcurrido comprendo que no ha sido un largo camino, pero sí intenso, lleno de duro trabajo, de horas de sueño perdidas, de momentos robados a quienes me quieren… En fin. De todo eso que hacemos quienes escribimos. Pero la satisfacción que siento me compensa por todo eso a lo que renuncio para poder escribir.

Mariam: «Luna de Tor» nació a partir de un impulso de escribir una historia de amores imposibles. Poco a poco la novela fue tomando forma y mi cabeza y, a partir de ahí, comencé a plasmarla por escrito. El proceso de escribirla ha sido laborioso, minucioso y muy crítico porque aunque desde que puse por escrito la primera frase de la novela tenía la certeza de qué iba a contar, fue complicado sentirme satisfecha de cómo lograrlo. El primer borrador le terminé hace casi tres años, pero después la he reescrito varias veces, con diferentes finales y diferentes subtramas hasta que, por fin, di con la que quería. Tras enviarla a un par de editoriales, pasaron meses hasta que obtuve respuesta y, la sorpresa y alegría, de que Zeta estuviera interesada.

A partir de ahí ya ha sido todo trabajo de la editorial que se ha encargado de realizar una última corrección y ultimar el proceso. Excepto la elección de portada, donde han tenido la deferencia de pedir ideas y he podido escoger entre varias maquetas, el resto ha sido exclusivamente trabajo del equipo editorial.

Pregunta 5 (Mariam): ¿Qué elementos consideráis que debe contener una novela romántica? O dicho de otro modo: ¿Dónde creéis que radica el «secreto» para que una novela romántica llegue al corazón de los lectores?

Érika: Para mí ese «secreto», como tú lo llamas, radica en manipular la realidad a nuestro antojo hasta convertirla en un sueño. Sí, sí, vale que nuestros protagonistas (ellas y ellos) sufren muchísimo y pasan por mil y una incidencias, pero que tire la primera piedra quien no haya fantaseado con vivir exactamente lo mismo al cerrar las tapas de un libro… Y como cada uno de nosotros sueña con algo diferente, entonces lo justo es que haya una historia que se ajuste a cada uno de esos sueños. Por eso, no creo que exista una receta única a la hora de elaborar una novela, sino que lo mejor sería combinar elementos distintos que lleguen a lectores diversos.

Ángeles: No creo que existan secretos ni fórmulas mágicas. De hecho ni las más maravillosas historias de amor gustan a todo el mundo. Hay cosas evidentes que no pueden faltar: amor, romanticismo, pasión, contención, sacrificio, personajes totalmente creíbles… Y algo que, personalmente, considero muy importante: conseguir que los sentimientos de los protagonistas se despeguen de las páginas del libro para penetrar en el alma de quien está leyendo la historia. Al menos es lo que yo busco al leer una novela romántica, y, por consiguiente, es lo que trato de alcanzar al escribir. ¿Es difícil? Sí. Es difícil, pero yo he leído historias así y son las que me roban el corazón.

Pregunta 6 (Ángeles): ¿Qué representa para vosotras el hecho de escribir? Y hablo simplemente de escribir historias, apartando el maravilloso aliciente de la publicación.

Érika: Es una forma de enriquecerme por dentro y, al mismo tiempo, de dejar fluir ese mundo interno tan revoltoso que tengo hacia el exterior. Es mi equilibrio entre la realidad que vivo y la fantasía que me encantaría vivir, y la expresión más auténtica de quién soy realmente. No puedo concebir una vida sin escribir, porque sería como si me arrancaran una parte imprescindible de mi personalidad.

Mariam: Para mí escribir es una herramienta a través de la que doy vida a mi imaginación, juego con las palabras, sentimientos, pensamientos e ideas que bullen en mi cabeza, con vivencias tanto imaginarias y reales que, de otro modo, tal vez no encontrarían formar de ver la luz. Con los años se ha convertido en una necesidad diría que casi vital, como leer. Tal vez nadie se muera por no escribir es cierto, pero creo que, de alguna manera, nutre el alma más allá de lo que escribas se publique o no.

PREGUNTA 7 (Érika): En mi caso, tuve la suerte de poder visitar Irlanda, la colina de Tara y el río Boyne durante la creación de «Faery». ¿Qué locuras habéis llegado a cometer vosotras durante el periplo que supone documentarse para una novela? (Ángeles, como verás me autorrespondo en el enunciado, para que luego no te quejes de que me escaqueo, jajaja).

Ángeles: Gracias por el detalle, Érika (Risas).

En mi caso ya conocía (y muy bien) el valle de Roncal, la Selva de Irati y todos los lugares en los que está ambientada «Entre Sueños», pero sabía que me faltaban detalles. Así que viajé allí una vez más, acompañada por mi marido, y me dediqué a buscar sitios concretos, a empaparme de sonidos, de olores, de sensaciones. Subimos a la sierra de Santa Bárbara con el todoterreno. Eso me hacía verdadera ilusión, pero me atemorizaba ascender por esa pista con el barranco bajo mi ventanilla. El miedo que pasa Beatriz en la novela, cuando el bellaco Jon la sube, es exactamente el mismo que pasé yo. Pero era necesaria esa subida. La documentación no puede ser solo datos fríos; son necesarias las sensaciones. Descubrí qué se siente al contemplar la impresionante cadena de Los Pirineos desde esa altura, cómo huele allí el viento, el sol, ciertas plantas cuando las rozas…

También me entrevisté con un pastor que, por casualidades del destino, tenía la edad aproximada de Jon, similar altura, la misma belleza masculina, idéntica sonrisa amplia y seductora… Pero unos preciosos ojos verdes en lugar de negros, ¡jejeje!

Hice muchas cosas para documentarme. Creo que nunca se tiene demasiada información. Luego está el saber qué debes narrar y qué cosas deben quedar para ti, en el fondo no contado de la historia.

Mariam: Locuras creo que ninguna, al menos hasta día de hoy. La documentación es una parte imprescindible para escribir una novela, así que no puedo ver como una locura nada que conlleve ese proceso, al menos en el caso de esta novela. Para escribir «Luna de Tor» no me vi arrastrada a hacer nada fuera de lo común. Aunque no conozco Tor sí he estado muchas veces en diferentes puntos del Pirineo catalán, guardo muchas fotos, he visto documentales sobre la región, he leído libros... así que describirla fluyó con naturalidad. Además el que la novela esté rodeada de un halo de irrealidad y magia me permitió jugar con elementos que en otra historia no podría. Y el resto de la novela son sentimientos y emociones para los que no hay forma de documentarse.

Última pregunta (RH): Desde RH os deseamos lo mejor, pero decidnos alguna frase de vuuestro libro que incite a nuestras foreras a buscarlo en las librerías, a comprarlo y a tener ganas de leerlo.

Érika: Yo elijo el párrafo en el que todo comenzó...

—¿Qué eres, exactamente? —quiso saber él.
—Dímelo tú —se acercó hasta que sus alientos se tocaron—. Puedo ser lo que necesitas, o lo que deseas. Puedo ser tu mejor recuerdo o un sueño para la eternidad. Puedo ser lo que buscas o… puedo no serlo.

Muchas gracias a RH y a todas sus lectoras. Ha sido un placer. Espero que esto sólo sea el inicio de una carrera que nos llene a todas de satisfacciones. Un besazo.

Ángeles: Me cuesta elegir frases o párrafos. Tal vez éste en el que, en medio de una agria y "apasionada" discusión Jon dice a Beatriz:

—Si tanto te desagrado, ¿Qué demonios haces aquí? —preguntó con el sonido ronco y lento que surgía de una respiración agitada.
—Si alguien tiene que dar explicaciones, eres tú. —Su boca trazó una sonrisa de triunfo—. ¿O has olvidado que trabajas para mí?
—Te equivocas —dijo Jon, con voz insegura— Yo trabajo para Ignacio.
—Ignacio está muerto. Todo lo que era de él me pertenece. Puede que hasta tú me pertenezcas —concluyó con intención de humillarlo.

Gracias, RH, por esta entrevista tan divertida.  Y gracias también a las foreras por el tiempo que han dedicado a leerla y a conocernos. Llegar a publicar ha sido difícil, pero continuar haciéndolo lo será aún más. Un escritor no es nada sin lectores. Por eso nunca me cansaré de dar las gracias a quienes decidan emprender este camino conmigo. Un abrazo enorme.

Mariam: A mí también me ha costado elegir, al final me he decantado con una de las primeras conversaciones entre Áurea e Isaac:

Los ojos azules chispearon con regocijo y sus labios esbozaron una sonrisa traviesa.
—Tengo entendido que buscas a alguien que repare tu casa —dijo cruzándose de brazos y apoyándose con indolencia contra el marco de madera de la puerta.
Áurea entrecerró los ojos, fulminándolo con la mirada.
—Si vienes con intenciones de burlarte de mí, te advierto...
—Nada más lejos de la realidad, Áurea —chistó agitando la cabeza—. Tengo a tu hombre.
—¿Ah, sí? ¿Y quién es? —preguntó con suspicacia.
—Lo tienes ante ti —dijo con una sonrisa deslumbrante que dibujó un pequeño hoyuelo en la comisura de sus labios.

Muchas gracias Nur, a ti, a Anny y a Loli por esta entrevista tan original.

De nuevo gracias, Mariam, Ángeles y Érika, por colaborar con nosotras. Ha sido un placer realizar esta entrevista. Os deseamos una larga carrera llena de éxitos.


Románticas al Horizonte

Compártelo...

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Biblioteca de Anny

Biblioteca de Nur

Libros actualizados